• Lunes a Viernes 9:00 a 20:00

    14:00 a 16:00 sólo urgencias

  • +34 976 238 949
    +34 976 236 666
  • Plaza San Lamberto, 10

    50004 Zaragoza

  • Síganos en las redes

¿Qué son las gonadotropinas?

| Clínica de reproducción asistida  >  Blog   >  ¿Qué son las gonadotropinas?
¿Qué son las gonadotropinas?

¿Qué son las gonadotropinas?

Las gonadotropinas o gonadotrofinas son un grupo de hormonas secretadas en la hipófisis o glándula pituitaria. Desde la glándula pituitaria se desarrollan las diferentes hormonas que necesitan las diferentes glándulas endocrinas del cuerpo, entre las cuales se encuentran las hormonas sexuales.

Las gonadotropinas juegan un papel fundamental en la reproducción humana. Estas hormonas influyen en la ovulación de la mujer, estimulando el ciclo ovárico y generando un óvulo que podrá ser fecundado, por el cual posteriormente se desarrollará un embarazo.

 

Tratamientos hormonales con gonadotropinas

En los tratamientos de reproducción asistida se pretende perseguir el control del ciclo ovulatorio para poder aumentar las probabilidades de éxito del procedimiento. A la paciente que se vaya a someter al procedimiento se le administrará una dosis personalizada de cada hormona gonadotropina para poder mantener el control total sobre su ciclo ovulatorio. Con la administración de gonadotropinas se busca que los niveles de estas hormonas sean los adecuados para poder generar varios óvulos maduros y que estos salgan hacia las trompas de Falopio para poder realizar la punción ovárica o la inseminación.

 

Existen diversos tipos de gonadotropinas que están implicadas en los procesos de ovulación y embarazo. Las más importantes y conocidas son: la hormona luteinizante (HL o LH) la hormona estimulante del folículo (HFE o FSH) y la gonadotropina coriónica humana (CGH o HCG).

 

Tipos de gonadotropinas

Hormona liberadora de las gonadotropinas (GnRH)

En los tratamientos de reproducción asistida es esencial controlar los tiempos de la ovulación para poder realizar el tratamiento en el momento oportuno. Para comenzar a tomar el control del ciclo ovulatorio de la mujer antes de someterla al tratamiento, se deberá controlar la hormona encargada de liberar las gonadotropinas, y así evitar una ovulación espontánea. Esta hormona, conocida como GnRH, se genera en el hipotálamo.

Para ejercer el control de la GnRH se podrán realizar dos tipos de procedimientos diferentes: emplear un análogo de esta hormona que evite la liberación de las hormonas encargadas de la ovulación o emplear un antagonista que suprima los picos de la hormona luteinizante para evitar la ovulación. En el primer caso, el análogo se administraría previo al tratamiento de estimulación ovárica, y en el caso antagónico se administraría cuando la paciente haya comenzado la estimulación.

 

Hormona estimulante del folículo (FSH)

La FSH u hormona foliculoestimulante es una hormona gonadotropina que se presenta de forma natural durante la primera mitad del ciclo menstrual. Como su nombre indica, es la encargada de estimular el crecimiento de los folículos en el ovario. En su interior, se desarrollarán los óvulos que posteriormente saldrán del folículo para deslizarse a través de las trompas de Falopio.

En los tratamientos de reproducción asistida, esta hormona juega un papel esencial. Al suministrar a la paciente dosis controladas de la FSH, estimulamos la producción de folículos y por ende, un mayor número de óvulos los cuales podrán ser posteriormente fecundados. Al disponer de un mayor número de ovocitos maduros, las posibilidades de embarazo aumentan exponencialmente.

 

Hormona luteinizante

La hormona luteinizante es la hormona gonadotropina encargada de producir la ovulación, haciendo que el ovocito ya maduro salga del folículo y se libere a las trompas de Falopio. Cuando una mujer se somete a un tratamiento de reproducción asistida, esta hormona se utilizará para poder precedir el momento de la ovulación y así poder proceder a la inseminación o a la extracción del óvulo, dependiendo de si es una inseminación artificial o una FIV.

El aumento de la LH también propulsa la secrección de otras hormonas como la progesterona, con la que el endometrio se prepara para una futura implantación del embrión.

Por otro lado, si no se ha producido la fecundación, el descenso de la hormona luteinizante provoca la desaparición del cuerpo lúteo, y con ello, la aparición de la menstruación.

 

Gonadotropina coriónica humana

La hormona conocida por sus siglas como hCG se encarga de estimular la maduración del óvulo, y posteriormente, de formar la placenta para que el embrión pueda desarrollarse en el útero materno. Esta hormona se prescribe alrededor de 30 horas antes de la punción ovárica o inseminación para provocar la ovulación de forma natural.

Las altas concentraciones de hCG son un claro indicativo de embarazo, y también aportan información sobre en que semana de embarazo se encuentra la gestante. Esta hormona va aumentando progresivamente durante la gestación, hasta alcanzar un pico máximo alrededor de las semanas 12 y 14 para posteriormente volver a descender hasta estabilizarse después del parto.

Esta hormona, también conocida como beta-hCG, se puede detectar tanto en los tests de embarazo de orina como en un análisis de sangre. En los tratamientos de reproducción asistida, la fase posterior a la inseminación o a la implantación del embrión se denomina como betaespera, porque hay que esperar alrededor de dos semanas para que los niveles de estas hormonas aumenten para poder detectarlas en un test de embarazo.

 

En nuestra clínica de reproducción asistida en Zaragoza, nuestros profesionales realizarán un estudio completo para poder determinar las dosis exactas de cada hormona gonadotropina que tu cuerpo necesita para poder comenzar con tu tratamiento de fertilidad. Gracias al control que ejercemos sobre estas hormonas, logramos que las posibilidades de embarazo aumenten para así poder ayudarte a formar esa familia con la que tanto tiempo llevas soñando.

No Comments

Leave a Reply