• Lunes a Viernes 9:00 a 20:00

    14:00 a 16:00 sólo urgencias

  • +34 976 238 949
    +34 976 236 666
  • Plaza San Lamberto, 10

    50004 Zaragoza

  • Síganos en las redes
 

Fallo de implantación

| Clínica de reproducción asistida  >  Fallo de implantación

Fallo de implantación

¿Qué es el fallo de implantación?

Se considera un fallo de implantación cuando después de tres ciclos de fecundación in vitro o tras una transferencia de entre 6 a 10 embriones de buena calidad, el tratamiento para conseguir el embarazo ha fallado. Un fallo de implantación se da cuando se tienen en cuenta un número alto de intentos realizados.

Hay diferentes factores que hay que analizar antes de determinar un fallo de implantación:

  • La edad de la paciente
  • El número de embriones implantados en cada intento
  • La calidad de los embriones

No se considerará un fallo de implantación cuando la edad de la mujer es avanzada, existe una baja respuesta a la fecundación, existen patologías que pueden interferir en la fertilidad como es el caso de la endometriosis o hay una alteración en la cavidad uterina como pólipos endometriales o malformaciones uterinas.

Para llegar a la conclusión de que se trata de un fallo de implantación, se hace un diagnóstico por exclusión. Por ello, se determinará como fallo de implantación a aquellas mujeres menores de 40 años a las cuales se les ha transferido al menos 4 embriones de buena calidad, repartidos en 3 transferencias en fresco y embriones criopreservados.

 

Causas de fallo de implantación

Las causas principales por las que se produce el fallo de implantación son:

  • La calidad de los gametos masculinos y femeninos no es la adecuada.
  • La calidad embrionaria es baja.
  • El endometrio no ha sido receptivo.
  • El momento de la transferencia no ha sido el adecuado.
  • No ha habido una correcta unión entre el endometrio y el embrión.
  • No ha habido una conexión con la fase lútea: se produce un problema en esta fase o bien la transferencia no se ha dado en este momento, cuando el cuerpo se prepara para un posible embarazo y hay más posibilidades de que la implantación sea exitosa.

Para determinar la causa del fallo de implantación se harán las pruebas que se consideren pertinentes. Es muy importante que el endometrio se encuentre receptivo, es decir, que presenta el grosor y cualidades necesarias para que el embrión se adhiera a él. Además, también pueden existir alteraciones genéticas en los embriones o gametos que eviten que puedan implantarse correctamente. También puede haber problemas en el útero como infecciones o pólipos o que se haya producido un desplazamiento en la ventana de implantación, cuando el endometrio está más propicio a recibir el embrión.

Por esta razón, es muy importante realizar los exámenes y diagnósticos necesarios antes de llevar a cabo un tratamiento de fecundación in vitro para que, de esta forma, los especialistas puedan personalizar al máximo el tratamiento de fertilidad.

 

Pruebas para diagnosticar un fallo de implantación

Los tests que se realizan para poder determinar si existe un fallo de implantación serán los siguientes:

  • Prueba para determinar cuál es el cariotipo de los padres: Se examina el tamaño, la forma y el número de cromosomas de las células que contienen los genes. De esta forma se puede detectar si un defecto cromosomático está afectando a la fecundación.
  • Histeroscopia o histerosalpingografía para observar la receptividad endometrial: Para ello haremos una biopsia endometrial, en la que se extrae un pedazo de tejido del útero para examinarlo. Con ello determinaremos cuando el endometrio está más receptivo
  • Estudios de la coagulación y de la tiroides: Un problema de coagulación en la sangre puede explicar porque ha habido un fallo de implantación. Las alteraciones en la coagulación se asocian habitualmente a los abortos repetidos o al desprendimiento de la placenta
  • Test de inmunomodulación para comprobar que no existe un rechazo inmunológico del embrión: Cuando los factores embrionarios o endometriales se han descartado, el problema puede venir de un factor inmunológico de la paciente.

 

Fallo de implantación en ovodonación

Pueden existir también fallos de implantación por ovodonación, no son habituales ya que se hace un estudio previo de los óvulos de las mujeres donantes y los gametos son siempre de buena calidad, algo muy importante a la hora de que el embrión se implante correctamente. Pero puede suceder que tras numerosos intentos, no haya habido éxito en la implantación y habría que tener en cuenta las características del endometrio de la mujer receptora.  Aunque la calidad de los embriones y gametos es uno de los factores que más influyen a la hora de una implantación exitosa, existen numerosas causas añadidas que pueden derivar en este fallo.

El fallo de implantación también puede deberse a una mala calidad del semen, en este caso se iniciaría una FIV con donación de semen para poder eliminar este factor que pueda estar impidiendo que el embrión se implante en el endometrio.

 

Síntomas de fallo de implantación

No existe ningún síntoma determinante, más allá de la propia menstruación, que nos pueda decir si ha habido un fallo de implantación. Si ha habido un fallo, pasados los 15 días, aparecerán los primeros síntomas premenstruales y el sangrado menstrual será el que nos avise de que ha habido un fallo de implantación, ya que el endometrio no ha logrado recibir al embrión.

 

Soluciones al fallo de implantación

Principalmente se empezaría haciendo un estudio genético de los progenitores para descartar posibles causas genéticas. En según qué casos también se puede llevar a cabo un Diagnóstico Genético Preimplantacional para determinar cualquier problema genético.

Existen numerosas soluciones para el fallo de implantación y para ello estudiaremos la causa para poder utilizar el tratamiento más adecuado para el problema. Ya sea eliminar un pólipo o consumir un determinado fármaco para evitar la formación de trombos o coagulación en la sangre.

En Clínica Aísa tratamos este problema desde el primer momento. Nos encargaremos de hacer todas las pruebas necesarias que puedan explicar el fallo de implantación y una vez descubierto el problema, procederemos a seguir el tratamiento más adecuado para poder ayudarte o ayudaros a concebir un bebé.