• Lunes a Viernes 9:00 a 20:00

    14:00 a 16:00 sólo urgencias

  • +34 976 238 949
    +34 976 236 666
  • Plaza San Lamberto, 10

    50004 Zaragoza

  • Síganos en las redes

¿Por qué los embriones no llegan a blastocitos? 

| Clínica de reproducción asistida  >  Blog   >  ¿Por qué los embriones no llegan a blastocitos? 
Embrión en estado blastocito

¿Por qué los embriones no llegan a blastocitos? 

El desarrollo embrionario comienza en el momento de la fecundación del óvulo. Cuando el espermatozoide lo alcanza, se inicia una serie de procesos que dan lugar al inicio del embarazo. 

El óvulo fecundado comienza a dividirse en repetidas ocasiones mientras se desplaza para llegar al útero. El cigoto se convierte en un conjunto de células conocido como mórula, que contiene en su interior una segmentación de 2 a 32 células. Posteriormente se desarrollará hasta convertirse en un blastocito, aproximadamente a los 5 días de la concepción. 

El blastocito posee una estructura celular compleja, llegando a contener hasta 200 células en su interior. Una vez que el embrión ha llegado al estado de blastocito, es cuando se produce la implantación de este en el útero materno. 

Este proceso inicial puede verse interrumpido en cualquier fase del proceso, evitando que la mórula se desarrolle hasta llegar a la fase de blastocito. Esto se conoce como bloqueo embrionario. 

 

¿Qué es el bloqueo embrionario?

El bloqueo embrionario supone la interrupción del desarrollo celular del embrión, evitando que el embarazo siga su curso.  

El porcentaje de embriones que llegan a blastocito se sitúa habitualmente entre un 40 y un 60%. Los embriones de mejor calidad continuarán su desarrollo, mientras que los de peor calidad se detendrán. Aunque, por otro lado, esto no quiere decir que un embrión de categoría C pueda llegar a convertirse en un blastocito. Los factores que intervienen en el desarrollo embrionario son múltiples, y un bloqueo puede ser debido a múltiples causas. 

 

Causas del bloqueo embrionario

Las causas por las cuales el embrión no evoluciona a blastocito pueden ser múltiples. Las más comunes son: 

Mala calidad ovocitaria

La calidad ovocitaria nos indica cuán preparados están los óvulos de una mujer para convertirse en embriones sanos, una vez que han sido fecundados por el espermatozoide. Para transformarse en un embrión sano, el óvulo necesita poseer los cromosomas necesarios para evolucionar y poder combinarlos correctamente con los del espermatozoide. También tendrá que tener la energía necesaria para poder crecer y dividirse de forma natural. 

Un óvulo de mala calidad puede hacer que el proceso reproductivo se vea interrumpido, ante la imposibilidad de continuar desarrollándose. Por este motivo, el embrión puede no llegar a convertirse en un blastocito. 

 

Mala calidad del esperma

El componente masculino juega un papel fundamental en el proceso de desarrollo embrionario. Cuando los espermatozoides presentan irregularidades puede conllevar a que, en los primeros días del desarrollo, el proceso se detenga e impida que el embrión evolucione a blastocito. 

La teratospermia hace referencia a una malformación de los espermatozoides, que presentan una morfología anormal. Si estos llegan a fecundar al óvulo, es posible que el desarrollo del embrión se detenga antes de llegar a convertirse en blastocito, debido a la mala calidad del espermatozoide que lo ha fecundado. 

 

Alteraciones genéticas

Cuando el óvulo es fertilizado por el espermatozoide, los 23 cromosomas del padre y la madre respectivamente se unen para sumar 46 cromosomas que forman parte de cada célula del embrión. Estos cromosomas, a su vez, están formados por un número determinado de genes que se ordenan en pares, uniéndose un gen del padre y otro de la madre en el mismo par. 

En este proceso pueden surgir varias alteraciones genéticas, debido a problemas en los genes como en la unión de los pares, afectando a su habilidad para desarrollarse hasta convertirse en blastocito y produciendo un bloqueo embrionario. 

 

¿Cómo solucionar un bloqueo embrionario?

Para solucionar un bloqueo embrionario, es importante recurrir a la ayuda de una clínica de reproducción asistida que pueda asesorarte para solventar el problema gracias a diferentes técnicas de reproducción asistida. 

Antes de la realización de una FIV, esto es, la fecundación en laboratorio, el embriólogo escogerá los gametos de mejor calidad que sean óptimos para la concepción y su posterior desarrollo. De esta forma, aumentamos las posibilidades de que el embrión llegue a convertirse en blastocito. 

La realización del DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional) puede ayudar a detectar posibles anomalías genéticas que produzcan el bloqueo embrionario, incrementando todavía más las posibilidades de que el embarazo llegue a término. 

Una vez que la mórula se ha convertido en blastocito, el embrión estará listo para poder implantarse en el útero materno y dar comienzo al embarazo. Es por ello, que el desarrollo a blastocito es tan importante para poder proseguir con el correcto transcurso del embarazo. 

No Comments

Leave a Reply