• Lunes a Viernes 9:00 a 20:00

    14:00 a 16:00 sólo urgencias

  • +34 976 238 949
    +34 976 236 666
  • Plaza San Lamberto, 10

    50004 Zaragoza

  • Síganos

Enfermedades de transmisión sexual

| Clínica de reproducción asistida  >  Blog   >  Enfermedades de transmisión sexual

Enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual, también conocidas como ETS, afectan a un elevado número de personas por su alta capacidad de contagio y en muchos casos son asintomáticas. Por ello, se ha de tener la información adecuada para poder evitarlas, prevenirlas y detectarlas.

¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual?

Las enfermedades de transmisión sexual son enfermedades infecciosas que se trasmiten al mantener relaciones sexuales, bien sean anales, orales o vaginales. En muchos casos son asintomáticas, pero existen distintas pruebas que pueden detectarlas con gran fiabilidad.

A veces estas infecciones se pueden trasmitir por vías que no son sexuales, por ejemplo, durante el embarazo la madre puede trasmitírselas al feto, por contacto con material sanitario o en transfusiones de sangre.

Se han de tomar medidas antes y durante las relaciones sexuales que prevengan del contagio de enfermedades sexuales. En algunos casos también pueden transmitirse por saliva o contacto cutáneo, pero muchas de ellas se pueden evitar haciendo uso de los dispositivos de barrera adecuados. Muchos pacientes contraen infecciones de transmisión sexual ya que, con la toma de anticonceptivo orales por verse prevenidos del riesgo de embarazo, olvidan prevenir con medios barrera ante el contagio por contacto de mucosas o heridas.

Es complejo saber cuando se ha producido el contagio ya que algunas enfermedades de transmisión sexual son asintomáticas o se manifiestan tiempo después de la relación que ha provocado el contagio.

Síntomas de las enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual pueden presentar una sintomatología diversa, y en muchos casos ser asintomáticas. Aun así, existen distintos síntomas que suelen aparecer de manera recurrente en el desarrollo de una infección de transmisión sexual. Los más destacables son:

  • Llagas en la zona bucal, genitales o recto
  • Dolor o ardor al orinar
  • Secreción en el pene
  • Secreción vaginal excesiva
  • Flujo vaginal con mal olor
  • Sangrado vaginal inusual
  • Dolor o molestias durante las relaciones sexuales
  • Erupciones cutáneas
  • Fiebre
  • Dolor en la zona baja del abdomen

Los síntomas pueden aparecer a los pocos días de haber mantenido relaciones sexuales o incluso meses o años después; dependerá tanto del paciente como del tipo de infección sexual a lo que nos enfrentemos.

Tipos de enfermedades de transmisión sexual

Se conocen más de veinte infecciones de trasmisión sexual, pero entre las más comunes podemos destacar:

  • VIH: El VIH es el virus que causa el sida. El VIH es una enfermedad autoinmune que destruye las células encargadas de combatir las infecciones provocando inmunodeficiencia. Debido a esto, los pacientes que padece VIH se ven afectado por múltiples infecciones oportunistas. El contagio se da generalmente por actividad sexual sin medios preventivos y por compartir agujas. El VIH no puede curarse, pero si tratarse. En caso de no tomar las medidas necesarias, puede agravarse hasta provocar que el paciente padezca sida, gracias al uso de retrovirales se puede controlar la infección.
  • Clamidia: La clamidia es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Chlamydia. Suele causar fiebre, dolores inusuales y secreciones genitales. La clamidia tiene cura, pero si no se trata de forma rápida puede provocar daños irreversibles, sobre todo en el aparato reproductor femenino. Se trata con antibióticos orales.
  • Gonorrea: Es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae, que crece en medios húmedos y calientes con gran rapidez. Los síntomas más comunes a una infección por gonorrea son, secreciones inusuales, ardor, escozor y molestias en la micción. Si no se trata, como en el caso de la clamidia, a largo plazo puede producir problemas en el aparato reproductor, y además, los pacientes infectados por gonorrea son más susceptibles de contagiarse de VIH.
  • Herpes genital: El herpes genital es una infección causada por el virus del herpes simple. Existen distintos tipos de herpes genital, pero los síntomas más comunes que puede provocar son ampollas y sarpullidos. El virus del herpes como tal no puede curarse, pero si remitir su sintomatología en los momentos en los que se producen brotes para evitar contagiar a otras personas.
  • Virus del papiloma humano: El virus del papiloma humano es asintomático en hombres, pero no en mujeres, provoca molestias vaginales así como la aparición de verrugas o erupciones. No puede curarse, pero si tratarse para evitar que provoque problemas en el aparato reproductor y sobre todo, remitir la probabilidad de que se desarrolle cáncer de útero. Actualmente existen vacunas que remiten tanto los síntomas en las personas infectadas como la probabilidad de contraerlo en las personas que no han sido contagiadas. Es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes.
  • Sífilis: La infección por sífilis se transmite por la bacteria Treponema pallidum. Se contagia durante las relaciones sexuales por contacto directo entre úlceras o chancros. A su vez, el primer síntoma de padecer sífilis es un chancro, que es una pequeña úlcera genital indolora que suele aparecer en la vagina o el pene. Las úlceras suelen desaparecer por si solas pero la infección como tal, no. Por ello, ha de tratarse con antibióticos.
  • Vaginosis bacteriana: Es una infección vaginal común, que puede producirse por distintas causas además de por mantener relaciones sexuales sin los medios preventivos necesarios. El signo más común suele ser un flujo blanquecino y con mal olor. Ha de tratarse ya que, a pesar de ser generalmente asintomática e indolora puede provocar que se produzca contagio de otras ETS con mayor facilidad.
  • Hepatitis viral: Es una enfermedad hepática viral de tipo grave que puede contagiarse por relaciones sexuales. Pueden darse distintos tipos de hepatitis virales, las más comunes son la A, B y C. Ese tipo de infecciones pueden provocar problemas en el hígado principalmente y terminar por causar incluso la muerte. Pueeden transmitirse mediante el contacto sexual o de la madre al bebé durante el embarazo y el parto.
  • Sarna, liendres o piojos púbicos: Son parásitos que se transmiten piel a piel o por el pelo púbico durante las relaciones sexuales y que provocan picor e incomodidades. Han de tratarse con cremas y jabones específicos para cada tipo de parásito.

Pruebas para detectar las enfermedades de transmisión sexual

Las pruebas para detectar este tipo de enfermedades son fáciles de realizar. La gran mayoría de ellas pueden detectarse por medio de un análisis de sangre. En caso de presentar sintomatología, se hayan mantenido o no relaciones sexuales de riesgo recientemente, no dude en acudir al médico y pedir una revisión.

No Comments

Leave a Reply