• Lunes a Viernes 9:00 a 20:00

    14:00 a 16:00 sólo urgencias

  • +34 976 238 949
    +34 976 236 666
  • Plaza San Lamberto, 10

    50004 Zaragoza

  • Síganos en las redes

Cáncer ginecológico: tipos, diagnóstico y prevención

| Clínica de reproducción asistida  >  Oncología   >  Cáncer ginecológico: tipos, diagnóstico y prevención
Cáncer ginecológico

Cáncer ginecológico: tipos, diagnóstico y prevención

El cáncer es una alteración biológica y genética de las células que forman los tejidos de los órganos. El cáncer puede empezar en cualquier lugar del cuerpo humano. Generalmente a medida que el cuerpo las necesita, las células humanas crecen y se dividen para crear otras nuevas.

Sin embargo, en el cáncer este proceso controlado se descontrola. Si este crecimiento descontrolado no invade ni destruye otros órganos se tratará de un cáncer benigno el cual suele extirparse sin complicaciones y no vuelve a reproducirse.

Por el contrario si las células se dividen de manera descontrolada y además mutan, se produce la carcinogénesis. En esta ocasión pueden llegar a invadir tejidos y órganos, o trasladarse a través de los vasos linfáticos o sistema linfático y extenderse en otras partes del cuerpo lo que se llama metástasis. En cualquiera de los casos se tratará de un tumor maligno.

Entre un 75% y 80% de las afecciones cancerígenas son provocadas por agentes externos que alteran el organismo y están provocados por hábitos de la vida diaria que pueden modificarse como es el consumo de alcohol, tabaco y dieta.

Entre el 5% y 10% de las afecciones oncológicas se debe a la predisposición genética. En estos casos la probabilidad de contraer cáncer es mayor.

Por otro lado en torno al 20% y 25% restante se desconocen los motivos. Se cree que se debe a mutaciones espontáneas de los genes o a la acción de agentes carcinógenos.

Existen muchos tipos de cáncer y por lo general reciben el nombre de los órganos o tejidos en donde se forma el cáncer. Por ejemplo cáncer de colon porque empieza en el colon, cáncer de pulmón porque empieza en el pulmón…

El cáncer también puede describirse según el tipo de célula que lo forma, como célula epitelial o célula escamosa: carcinoma, sarcoma, leucemia, linfoma, mieloma múltiple, melanoma, tumores de cerebro y de la médula espinal, etc.

Un diagnóstico precoz de cualquier tipo de cáncer permite la detección del cáncer en su fase inicial, y en consecuencia la posibilidad de tratarlo con unas ciertas garantías de conseguir la curación.

La detección temprana se basa principalmente en dos factores como son el reconocimiento de los signos y síntomas iniciales en algunos tipos de tumores como el de mamas, cuello uterino o boca. La autoexploración mamaria, vigilancia de lunares preexistentes o la aparición de otros nuevos, etc.

El cribado es otra manera de obtener un diagnostico precoz; consiste en la realización de pruebas específicas en la población general:

  • Mamografía para el cáncer de mama
  • La prueba del Papanicolau para el cáncer de cuello uterino
  • Medición del PSA para el cáncer de próstata
  • Detección de sangre en las heces para el cáncer colorrectal

¿Qué es el cáncer ginecológico?

El cáncer ginecológico es aquel cáncer que se origina en los órganos reproductores de la mujer ubicados en la zona pélvica es decir en el área debajo del estómago y entre las caderas. También se puede considerar como cáncer ginecológico los tumores malignos en las mamas.

Se identifican dependiendo de la parte del cuerpo en que florecen primero.

Cada tipo de cáncer ginecológico es desigual y muestran signos y síntomas propios que no son los mismos para todas las personas como sangrado vaginal que no es normal, periodos menstruales abundantes o duran más de lo habitual, o sangrado inusual entre períodos.

Algunos cánceres ginecológicos son causados por el virus del papiloma humano (VPH), infección de transmisión sexual muy frecuente. La vacuna contra el VPH protege contra los tipos del VPH, y su administración es recomendada en preadolescentes de 11 y 12 años aunque también puede administrarse desde los 9 años.

Se recomienda la administración de esta vacuna a todas las personas hasta los 26, si todavía no han sido vacunadas.

Todas las mujeres tienen riesgo de contraer cánceres ginecológicos y el riesgo aumenta con la edad. Si los cánceres ginecológicos se detectan en una etapa temprana, el tratamiento (cirugía, quimioterapia, radioterapia) es más eficaz.

Tipos de cáncer ginecológico

Los cánceres se diferencian en función del área del cuerpo en el que se generen. Dentro del cáncer ginecológico pueden diferenciarse los siguientes tipos:

Cáncer de mama

Se origina en los senos. En ocasiones también puede extenderse a la zona de la axila. Es uno de los cánceres que mayor prevalencia tiene, y que mayor tasa de supervivencia posee si se realiza un diagnóstico a tiempo. Algunos de los síntomas que produce son:

  • Bulto en la mama.
  • Aumento del grosor o hinchazón de una parte de la mama.
  • Irritación o hundimientos en la piel.
  • Enrojecimiento o descamación en la zona del pezón o la mama.
  • Hundimiento del pezón o dolor en la zona.

Cáncer de cuello uterino

Se origina en el cuello del útero o matriz, parte más baja y estrecha del órgano. Puede provocar los siguientes síntomas:

  • Sangrado fuera de la menstruación.
  • Mucho flujo vaginal con pequeñas cantidades de sangre.
  • Sangrado después de mantener relaciones sexuales.
  • Dolor abdominal y molestias en la parte inferior de la espalda.

Cáncer de ovario

Se origina en los ovarios, situados a cada lada del útero. Puede provocar los siguientes síntomas:

  • Dolor en la pelvis
  • Pérdida de peso y anemia
  • Cansancio, falta de apetito
  • Incremento del vello corporal

Cáncer de útero

Se origina en el útero, órgano con forma de pera situado en la zona pélvica; allí se desarrolla el bebé cuando la mujer está embarazada. Puede provocar los siguientes síntomas:

  • Sangrado fuera de la menstruación
  • Fluido vaginal abundante y con sangre
  • Sangrado después de una relación sexual

Cáncer de vagina

Se origina en la vagina, el canal hueco ubicado entre la parte inferior del útero y el área externa del cuerpo. Puede provocar los siguientes síntomas:

  • Sangrado fuera de la menstruación
  • Dolor en espalda y/o pelvis
  • Dolor al orinar
  • Bultitos en la vagina

Cáncer de vulva

Se origina en la vulva, parte externa de los órganos genitales femeninos. Puede provocar los siguientes síntomas:

  • Ardor o sangrado en la vulva
  • Aparición de verrugas, irritación en la zona
  • Llagas, bultitos o úlceras no curables
  • Dolor en la pelvis al mantener relaciones sexuales o al orinar

Cáncer de trompas de Falopio

Tiene una menor incidencia que los tipos anteriores, y como bien dice su nombre, aparece en las trompas de Falopio. Puede provocar los siguientes síntomas:

  • Dolor pélvico o abdominal
  • Dolor de espalda
  • Molestias estomacales
  • Síntomas urinarios con frecuencia

Cómo diagnosticar de forma precoz el cáncer ginecológico

Prevenir y diagnosticar de forma precoz el cáncer ginecológico es uno de los objetivos de la práctica médica ginecológica. Es algo cada vez más exigido por la sociedad actual, por y para el bienestar de las mujeres.

Gracias al diagnóstico precoz del cáncer ginecológico las mujeres y sociedad no van a tener que acudir cuando ya sea demasiado tarde disminuyendo el esfuerzo humano y económico derivados del diagnóstico tardío y del tratamiento de los tumores invasores.

Ante cualquier síntoma o signo debe consultar con un médico ginecólogo especializado. Si los resultados muestran células anormales o los resultados no son normales será preciso realizar más pruebas para comprobar si realmente existe un problema en el sistema genital femenino o en las mamas de la mujer.

Prevención y seguimiento del cáncer ginecológico

Los casos de cáncer ginecológico en los últimos años han aumentado pero también lo han hecho de manera paralela, la curación y la detección temprana de este tipo de tumores.

La prevención de los diferentes tipos de cáncer puede ser:

  • Prevención primaria: vacunación para evitar la aparición de la enfermedad
  • Prevención secundaria: actividades pensadas para detectar la enfermedad: citologías regulares
  • Prevención terciaria: medidas o tratamientos dirigidos a curar o paliar la enfermedad.

Es importante realizar al menos una vez al año un chequeo para conocer la salud ginecológica, prevenir patologías, tratarlas si fuese necesario y promocionar hábitos saludables que mejoren la calidad de vida.

En Clínica Aísa realizamos todo tipo de revisiones preventivas, esenciales para poder prevenir y detectar a tiempo cualquier problema si ocurriese. Además, ofrecemos ayuda a las pacientes oncológicas y las asesoramos para que puedan recuperar su fertilidad y convertirse en mamás tras someterse a un tratamiento oncológico.

Ponte en contacto con nosotros y solicita más información.

No Comments

Leave a Reply